Inicio > Competiciones europeas > Champions League. Jornada 4.

Champions League. Jornada 4.

Milan 2 – 2 Real Madrid

Howard Webb impide la victoria blanca en el Giuseppe Meazza

El árbitro inglés fue el triste protagonista de uno de los mejores clásicos europeos. Ni la exclusividad de “ver” 16 Copas de Europas entre ambos, ni la tensión típica de estos partidos, ni el buen juego desarrollado por el Madrid, ni siquiera Mourinho en su regreso a “casa” pudieron desbancar a Howard Webb como personaje principal en el transcurso y resultado del partido. El inglés permitió el contacto como se hace por las islas, pero se dejó llevar por el ambiente y el listón para los locales estaba mucho más arriba que para el Madrid. Gattuso dio a diestro y siniestro y acabó el partido antes pero porque fue sustituido, no expulsado. Para más inri, su asistente se tragó un fuera de juego de libro que acabó en el segundo gol local.

Ante todo eso, el Madrid poco pudo hacer. El equipo de Mourinho luchó contra  viento y marea y, pese a merecer la victoria por ocasiones y juego, se tuvo que conformar con rascar un empate en el descuento.

En el plano puramente deportivo solo hubo un protagonista: el Madrid. Y lo fue porque el Milan no cambió un ápice su sistema de juego con respecto al Bernabéu y permitió al club blanco dominar el esférico. Los de Allegir se partieron: 4 defendían siempre, los 3 del medio iban de un lado a otro y los 3 de arriba sólo atacaban. De ese modo, buscaban robar y dar el balón a Zlatan Pato o Ronaldinho y aprovechar su velocidad y desborde para crear peligro.

En cierto modo el Madrid lo agradeció y empezó el partido dando de lo lindo. En veinte minutos hubo ocasiones para poner un 0-3 en el marcador. Empezó Higuaín probando a Abbiati con un tiro pegado al poste. Luego Cristiano y más tarde Di María, que dio al palo después de dejar en el suelo a dos defensas y tirar desde el punto de penalti solo, fallaron.

El Milan apenas respondió con un par de galopadas cuyos disparos de Boateng e Ibra no vieron puerta, uno por culpa de Casillas y otro por fuera de juego. No se asustó el Madrid que siguió con el tiroteo y minutos después solo Pirlo pudo obrar el milagro y sacar dos balones bajo palos que se colaban. El primer remate fue de Ronaldo tras centro de Ramos desde la derecha; el milanista la sacó de cabeza en la línea de gol. El rechace le llegó a Higuaín que la empalmó pero de nuevo el mediocentro italiano estaba ahí para hacer su segunda parada con la cabeza de la noche.

Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe dice un dicho popular, y así fue. Ya casi al final de la primera parte llegó el ansiado gol. Di María comenzó la jugada por la derecha, tiró una diagonal hacia el centro al más puro estilo de Robben y cuando amenazaba el disparo, vio a Higuaín solo en el área. Se la cedió y el punta argentino batió plácidamente a Abbiati. Se hacía justicia en un partido que luego no fue justo.

Fue en el segundo tiempo cuando cantó la gorda, que se diría en el mundo de la ópera. Es decir, cuando apareció Webb. El partido perdió ritmo porque el Milan se puso duro con la complicidad de un Webb que no amonestaba a nadie. El Madrid se vio perjudicado porque perdió su ritmo de juego. El balón se repartió más, aunque el Milan continuaba sin rumbo fijo. Pero entonces apareció él, el temido por Mourinho, “Pippo” Inzaghi.

La primera que tuvo la metió. Pepe se equivocó en un despeje. Regaló el balón a Ibra que se metió en el área y centró el balón. Casillas adivinó la intención del sueco pero solo pudo tocar un balón que se quedó flotando en el aire hasta que apareció el mítico del Milan para mandarlo a la red.

Mou reaccionó al gol metiando al renacido Benzema por Higuaín, pero de poco sirvió porque minutos después llegó el segundo milanista. Gattuso metió un balón a Inzaghi en claro fuera de juego. Tan claro fue que la defensa madridista bajó el ritmo de su carrera medio segundo. El tiempo suficiente para que el “Pippo” llegase hasta Casillas y le batiese sin problemas.

Increíble pero cierto, el Milan ganaba sin justicia alguna. Mourinho, como en Málaga, metió a Pedro León por Pepe y Khedira pasó al eje de la defensa. El control del partido era imposible retomarlo pero lo que sí se podía era buscar más mordiente ahí arriba, con CR7, muy desaparecido, de delantero.

Al final no fue el portugues sino un español, Pedro León el que marcó. Recibió un gran pase de Benzema y desde dentró del área le metió el balón a Abbiati entre las piernas. Era el minuto 94 y el Giuseppe Meazza palideció de golpe al ver cómo, al menos esta vez, el poco atractivo juego italiano no se iba a llevar todo el botín de un partido en el que no merecieron ni puntuar, ni acabar con once jugadores, ni marcar dos goles.


Copenhague 1 – 1 Barcelona

Messi evita otro desastre en Dinamarca

El Barcelona no se encuentra a su mejor nivel. Es un dato contrastado. En condiciones normales el Barça no se dejaría puntos en Kazan o en Copenhague en Champions y mucho menos los 5 que ya se ha dejado en Liga en el Camp Nou. El problema de este Barcelona es que no materializa la superioridad de posesión de balón. En Dinamarca volvió a suceder. Tuvo el 63% de posesión pero solo disparó dos veces más que el Copenhague y no marcó más.

No es menos cierto que la suerte no está del lado blaugrana últimamente, pero como dicen algunos, la suerte hay que buscarla. El Barcelona salió al Parken Stadion a hacer su juego, a mover el balón y a encerrar al rival en su campo. Lo consiguió sin problemas. Lo que no pudo hacer fue meter el balón en la portería hasta la media hora porque primero lo evitaba la defensa o el portero o, incluso, el poste.

Finalmente Messi, cómo no, puso en ventaja al conjunto español. El argentino cazó un rechace en el área tras una acción de Villa y batió sin problemas a Wiland. Sin embargo poco duró la alegría de los de Guardiola. En la jugada siguiente fue Claudemir el que aprovechó un muy mal despeje de Valdés para batirle. El Copenhague trenzó una gran jugada que acabó con el centro por la izquierda de Vingaard. El balón iba hacia Valdés que lo repelió hacia el segundo palo donde apareció Claudemir para chutar según caía el balón y establecer el empate.

Nada cambió en el Barça con el empate. Siguió manejando el tempo del partido. Iniesta y Xavi eran los encargados de dirigir, como siempre, y Messi el jugador con libertad para hacer y deshacer. Durante la segunda parte, las ocasiones blaugranas se multiplicaron pero Wiland se mostró intratable y se mostró al mundo como un portero seguro, solvente y con la pizca de suerte que se necesita, valga como ejemplo el chut de Pedro que pega en el poste al final del partido.

El Copenhague lo intentó del único modo que podía: a la contra. Y el caso es que tuvo las suyas para llevarse el partido; incluso anularon un gol de N´Doye por falta previa sobre Abidal. De hecho el delantero senegalés fue el jugador más peligroso del equipo danés. Incluso recibió una patada de Valdés en la cabeza cuando el cancerbero intentaba despejar un balón fuera del área. La acción solo se saldó con amarilla para el portero y un fuerte golpe para el delantero.

El empate sabe a poco en Can Barça pero el punto obtenido en tierras de la Sirenita clasifica matemáticamente al equipo de Pep para octavos, aunque aún no como primeros de grupo. La peor noticia del encuentro es que la lesión de Xavi sigue preocupando, y mucho, al cuerpo médico y es probable que el de Terrasa tenga que descansar ante Getafe y Ceuta.


Valencia 3 – 0 Rangers

Soldado deja al Valencia al borde de octavos

Roberto Soldado fue la punta del iceberg con sus dos goles de un gran Valencia que recordó al de las grandes ocasiones en Champions. Tras la inmerecida derrota ante el United y el empate en tierras escocesas el equipo de Emery no podía fallar, y no lo hizo. El conjunto ché dominó de principio a fin un partido que solo se le pudo complicar en el minudto diez cuando Broadfoot disparó al palo de la portería de César, pero en el que pudo golear de no ser por el portero rival McGregor.

Aparte de esa ocasión del lateral escocés, poco más se puede decir de un Rangers que no tiene argumentos futbolísticos suficientes para hacer frente a un equipo de primer o segundo nivel en Europa. Con la llegada del primer gol de Soldado, a la media hora de juego, el Valencia se quitó la presión de tener que marcar y, con el resultado a favor, jugó mucho más cómodo y relajado. Tanto que el Rangers se animó a salir de su campo antes del descanso, pero poco o nada inquietó a un César que fue un espectador de lujo.

Solo los errores valencianistas podían hacer que el equipo escocés se metiera en el partido. Kenny Miller se atrevió a chutar a portería dos veces en dos minutos mostrándose como el jugador más incisivo del ataque del Rangers. Parecía el único jugador que podía hacer algo. Sin embargo, su ímpetu se vio frenado con la llegada del segundo gol, de nuevo de Soldado.

Como guinda del pastel, Tino Costa, que había salido diez minutos antes, marcó el tercero tras una contra rápida del Valencia que acabó con un centro de Fernandes al segundo palo, donde apareció Costa para batir a McGregor.

Con esta victoria, el Valencia se sitúa segundo en el grupo con 7 puntos, por los 10 que tiene el United y los 5 del Rangers. Una victoria en Mestalla en la próxima jornada ante el Bursaspor daría la clasificación si el Rangers no gana en Old Trafford.

 

Resto de resultados:

 

Grupo A

Tottenham 3 – 1 Inter (Van der Vaart, Crouch, Pavlyuchenko) (Eto´o)

Werder Bremen 0 – 2 Twente (Chadli, De Jong)

 

 

Grupo B

Benfica 4 – 3 O.Lyon (Kardec, Coentrao (x2), Javi García) (Gourcuff, Gomis, Lovren)

Hapoel Tel Aviv 0 – 0 Schalke 04

 

Grupo C

Bursaspor 0 – 3 Manchester United (Park, Fletcher, Tandogan (PP)

Valencia 3 – 0 Rangers (Soldado (x2), Tino Costa)

 

Grupo D

Copenhague 1 – 1 Barcelona (Claudemir) (Messi)

Rubin Kazan 0 – 0 Panathinaikos

 

Grupo E

Basilea 2 – 3 Roma (Frei, Shaqiri) (Menez, Totti, Greco)

Cluj 0 – 4 Bayern Munich (MArio Gómez (x3), Muller)

 

Grupo F

Zilina 0 – 7 O.Marsella (Gignac (x3), Heinze, Remy, Lucho (x2))

Chelsea 4 – 1 Spartak Moscú (Anelka, Drogba, Ivanovic (x2)) (Bazhenov)

 

Grupo G

Milan 2 – 2 Real Madrid (Inzaghi (x2)) (Higauín, Pedro León)

Auxerre 2 – 1 Ajax (Sammaritano, Langil) (Alderweireld)

 

Grupo H

Shaktar 2 – 1 Arsenal (Chygrynskiy, Eduardo) (Walcott)

Partizán 0 – 1 Braga (Moises)

 

(Fotos: aeronoticias.com, elpais.com, sportyou.es)


Anuncios
  1. Isa
    04/11/2010 en 14:32

    Pedro León habla sin palabras…
    Buen resumen

  2. 04/11/2010 en 21:20

    Increible que Gattuso e Inzaghi no fueran expulsados (Inzaghi le metió un empujón por la espalda a Xabi Alonso sin venir a cuento). Y según lei Howard Webb es policía de profesión, ya sabemos lo que haría si un día ve a un ladrón atracar a alguien: NADA!!

  3. 04/11/2010 en 21:22

    Sí, el amigo Webb es poli. Espero que sea mejor como defensor de la ley que como árbitro…

  4. Santi
    04/11/2010 en 21:46

    Pedrito León Qué bueno eres. Qué lástima que dejaras el geta sino sería serio candidato a la Europa league. Aunque meter ese gol al milan dadas las circunstancias es digno del mejor de los madridistas.
    AUPA el GETA y HALA MADRID

  1. 04/11/2010 en 13:41

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: